CONCURSO DE ACREEDORES

 

Iscarabogados.es, 16/07/2013  
2076  

 

¿QUÉ ES UN CONCURSO DE ACREDORES?

El concurso de acreedores es una fórmula prevista en nuestro ordenamiento jurídico para empresas y personas físicas que están o prevén estar en situación de insolvencia, procurando una solución para que puedan atender sus pagos de forma ordenada, mediante la intervención del juez y el nombramiento de un administrador, que reconocerá y ordenará los créditos.

El concurso acreedores es una herramienta que tiene como fin ayudar a garantizar la continuidad del negocio. Se trata de una fórmula a través de la cual la empresa deudora intenta buscar soluciones para poder atender de la mejor manera posible las deudas que mantiene con sus acreedores y salir adelante. En último extremo, constatada la inviabilidad de la empresa y las posibilidades de convenios, el concurso derivará en la liquidación del negocio.

Para poder acceder a la situación de concurso de acreedores, hay que cumplir una serie de requisitos legales, recogidos en la Ley Concursal (Ley 22/2003), que ha sido modificada en los últimos años por el Real Decreto Ley 3/2009 y la Ley 38/2011.

 

¿CUÁNDO DEBO SOLICITAR UN CONCURSO?

El deudor deberá solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

Salvo prueba en contrario, se presumirá que el deudor ha conocido su estado de insolvencia cuando haya acaecido alguno de los hechos siguientes:

1.  El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones.

2.  La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio.

3.  El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.

4.  El incumplimiento de de alguna de las obligaciones siguientes:

·  Las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso.

·  Las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período.

·  Las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

El incumplimiento del deber de formular la solicitud de declaración del concurso constituirá a su vez una presunción de dolo o culpa grave del deudor o, en su caso, de sus representantes legales, administradores o liquidadores, a los efectos que para la calificación del concurso como culpable.

 

¿QUÉ DOCUMENTOS TENGO QUE PRESENTAR?

El Art. 6 de la Ley Concursal indica los documentos que necesariamente tendrán que adjuntarse para que la solicitud de concurso sea admitida trámite por el Juzgado Mercantil correspondiente.

Se deberá adjuntar, aparte de la demanda inicial, un poder especial del Procurador de los Tribunales, la memoria explicativa expresiva y exhaustiva de la historia económica y jurídica del deudor de los últimos tres años; Enumeración de las oficinas y explotaciones; Valoraciones; Propuestas de viabilidad; Enumeración de los socios o asociados, de los administradores o liquidadores en su caso y del auditor de cuentas; La sociedades o empresas del mismo grupo; Inventario de bienes y derechos con su estimación del valor real; Relación de acreedores con su identidad, cuantía y vencimiento de sus créditos; Cuentas anuales, informes de auditoría de los últimos tres ejercicios; Memoria de los cambios significativos operados en el patrimonio tras las últimas cuentas depositadas; Estados financieros intermedios y Cuentas anuales e informes de auditoría y de gestión consolidados de los últimos tres ejercicios para el supuesto de empresa perteneciente a un mismo grupo. Cuánta más información del deudor se aporte mejor se acreditará ante el Juez su grado de insolvencia.

 I. LA MEMORIA DE LA HISTORIA ECONÓMICA Y JURÍDICA

El deudor indicara la actividad o actividades a que se haya dedicado durante los tres últimos años y de los establecimientos, oficinas y explotaciones de que sea titular, de las causas del estado en que se encuentre y de las valoraciones y propuestas sobre la viabilidad patrimonial

Historia económica:

Su finalidad es permitir al juez del concurso emitir un juicio sobre la concurrencia de los presupuestos de la declaración del concurso y en particular, de la insolvencia de la empresa. Se debería relatar su propia historia económica personal, con indicación de la actividad o actividades realizadas en tres últimos años, fecha de inicio y de conclusión, sistematizándola por periodos, si temporalmente las actividades desarrolladas se extienden a un plazo superior los tres años mencionados en la Ley, con indicación, a su vez, de aquellos casos en que el desarrollo de la actividad sea inferior a los tres años.

Formaría también parte del contenido de la historia económica del deudor, la indicación de la evolución del patrimonio y de los resultados económicos obtenidos, indicándose —en supuestos de deudor persona jurídica— los fondos propios constituidos así como el incremento o disminución del patrimonio y las pérdidas y ganancias.

Historia jurídica:


 Debe incluir:  
 

·         Los datos esenciales de la constitución de la sociedad.

·         Cambios de socios.

·         Modificaciones estatutarias. Cambios estructurales.

·         Indicación de administradores y liquidadores, no solo de los actuales sino, además, de quienes hubiesen ostentado esa condición en los dos años anteriores a la declaración de concurso.

·         Básicamente todos los actos inscritos en el registro y se acompañara la certificación…

·         Expresión de los establecimientos, oficinas y explotaciones de que sea titular.

·         Causas del estado en que se encuentra el deudor.

·         Valoraciones y propuestas sobre la viabilidad patrimonial.

·          Identidad de los Socios.

·         Identificación de los administradores.

·         Identidad del Auditor.

·         Identificación de las sociedades del Grupo.

 

II. INVENTARÍO DE BIENES Y DERECHOS

Deberá expresarse su su naturaleza, lugar en que se encuentren, datos de identificación registral en su caso, valor de adquisición, correcciones valorativas que procedan y estimación del valor real actual. Se indicarán también las cargas y gravámenes que les afecten, con expresión de su naturaleza y los datos de identificación.

Al deudor se le exige que presente junto a su solicitud de concurso, una relación ordenada de los bienes y derechos que le pertenezcan, así como su valoración subjetiva, con lo que se persigue que el juez y la administración concursal obtengan, una primera información provisional sobre el patrimonio que integrará la masa activa. A este inventario provisional presentado por el deudor con su solicitud (concurso voluntario) o en los 10 días siguientes a la notificación del auto declarativo de ce curso necesario (art. 21.1.3.° LC) y cerrado en dichas fechas, le seguirá el inventario definitivo redactado por la administración concursal (art. 82 LC), cuyo carácter de definitivo se condiciona a que no sea impugnado o sean desestimadas por el juez impugnaciones presentadas, existiendo de otro modo un tercer inventario resultado de dichas impugnaciones. La fecha de cierre del inventario redactado será la de emisión por este órgano de su informe (art. 82.1, en conexión con el art. 75.2.1.° excluyéndose, del contenido de este inventario los bienes y derechos que, teniendo carácter patrimonial, sean inembargables (art. 76.2 LC).

En el inventario presentado por el deudor se deberá, de un lado, enumerar individualizadamente los bienes que integran el patrimonio (dinero, con exacta ubicación del metálico disponible con indicación de saldos de sus cuentas bancada bienes muebles o inmuebles; derechos de que el deudor sea titular, debiendo indicar el deudor persona natural, si estuviere casado, los bienes propios o comunes afectos al cumplimiento de las obligaciones del deudor precisándose si el deuda es empresario, los bienes obtenidos a resultas del ejercicio de la actividad empresarial, art. 6 C de C).

En esta enumeración no resulta procedente la inclusión del fondo de comercio, independientemente de su adquisición a título oneroso, pues éste constituye una plusvalía derivada de la organización de elementos que componen el establecimiento, por lo que no es un bien en sentido técnico-jurídico de carácter inmaterial, sino una cualidad del establecimiento mercantil que le dota de mayor valor.

Así mismo, no basta con enumerar los bienes, sino que hay que proceder a su descripción desde un punto de vista objetivo (naturaleza del bien) y de localización física, indicándose el lugar exacto donde se encuentran los bienes (local, dirección…) por lo que no resultarán suficientes las indicaciones geográficas de carácter genérico, debiéndose indicar los datos de identificación registral si los bienes estuvieran inscritos. En todo caso, la descripción de los bienes que integran el inventario incluirá la indicación de los gravámenes existentes si los hubiera (datos de identificación, autoridad que lo haya acordado, individualización de la naturaleza del gravamen con identificación de los bienes sobre los que recae...).

Finalmente, el deudor ha de proceder en el inventario a la valoración de los bienes de su patrimonio enumerados y descritos conforme a los criterios expuestos. En esta valoración habrá de tener en cuenta el valor de adquisición del bien, esto es, el coste total que hubiere supuesto la adquisición de la titularidad del bien o el derecho por el deudor, o el coste total de producción si hubiere sido fabricado por el deudor (art. 195.1 LSA). Así mismo, habrán de indicarse las correcciones de valor procedentes con el fin de dar al bien un valor superior o inferior al que le correspondería en la fecha de solicitud del concurso, en relación al valor de adquisición o producción. Estas correcciones valorativas son relevantes a los efectos de la apreciación del estado de insolvencia alegado por el deudor, dado que la insolvencia no se identifica con el mero balance contable y numérico, al ser posible atender a dicho cumplimiento mediante actualización de balances, en adecuación al principio de imagen fiel si hay activos minusvalorados (p. ej., existencia de inmuebles sin que se haya revalorizado o actualizado su precio histórico).

Finalmente, hay que proceder en el inventario a realizar una estimación del valor real actual de los bienes inventariados, lo que suscita como una cuestión esencial cuáles han de ser los criterios empleados en orden a la valoración por el deudor del activo, y en un ámbito más amplio, cuáles han de ser los criterios empleados en la formulación de las cuentas anuales durante el concurso.

III. RELACIÓN DE ACREEDORES

Por orden alfabético, con expresión de la identidad de cada uno de ellos, así como de la cuantía y el vencimiento de los respectivos créditos y las garantías personales o reales constituidas. Si algún acreedor hubiera reclamado judicialmente el pago, se identificará el procedimiento correspondiente y se indicará el estado de las actuaciones

Finalmente, el deudor deberá presentar en todo caso con su solicitud la exigida relación de acreedores con la que se persigue que el deudor común fije provisionalmente al juez y la administración concursal la composición de la masa pasiva del concurso. No obstante, la inclusión por el deudor de un acreedor en la relación que presenta al juez con su solicitud no convierte al crédito en concursal, pues para ello es necesario que sea reconocido como tal, previa oportuna comunicación en la lista de acreedores que redactará el administrador concursal en la fase de reconocimiento de créditos del concurso (art. 75.2.2.° LC) en la que se harán constar los cambios en la composición de la masa de acreedores que se puedan haber producido desde la solicitud de concurso por el deudor (p. ej., extinción de créditos existentes..) y que se convertirá en definitiva, salvo si fuere objeto de impugnación en tiempo y , forma.

En la relación de acreedores efectuada por el deudor se deberá no solo individualizar a cada uno de ellos, por orden alfabético, facilitándose saldos de operaciones con clientes y proveedores e identificándose los procedimientos judiciales iniciados por los acreedores y pendientes, así como las garantías personales o reales constituidas sino, además, aunque el precepto legal no lo exija expresamente, los domicilios de todos los acreedores con el fin de que la administración concursal pueda efectuar sin demora la comunicación prevista en el art. 21.4 LC


IV. CUENTAS ANUALES TRES ÚLTIMOS EJERCICIOS

En su caso, informes de gestión o informes de auditoria.

Deberá, por tanto, acompañar el deudor su solicitud del balance, cuenta de pérdidas y ganancias y la memoria (art. 34.1 C de C) que integran las cuentas anuales y en su caso, informe de gestión (redactado por los administradores, art. 202 LSA) e informe de auditoría en los casos en que las cuentas anuales se hayan sometido a verificación contable (art. 203 LSA), correspondientes a los tres últimos ejercicios que en la fecha de solicitud de concurso hubieran transcurrido íntegramente (671). Este dato temporal es muy importante, pues en aquellos supuestos en que la solicitud de concurso se presente en los tres meses siguientes a la fecha de cierre del último ejercicio social (art. 171.1 LSA), en los que, por tanto, no ha transcurrido el plazo legal para que los administradores de la sociedad deudora formulen las cuentas correspondientes a ese ejercicio, se acompañarán las cuentas e informes correspondientes a los dos últimos ejercicios, dado que las cuentas del último ejercicio aún no han sido formuladas no considerándose, por tanto, en este supuesto incompleta la documentación que acompaña a la solicitud de concurso. Diferente, sin embargo, ha de ser el planteamiento cuando los administradores hayan formulado las cuentas correspondientes al último ejercicio pero estén pendientes de verificación contable o de aprobación de la junta una vez auditadas, en cuyo caso habrá que acompañar la solicitud de las cuentas e informes correspondientes a los tres últimos ejercicios, indicando que las del último ejercicio están pendientes de verificación o aprobación, considerándose de otro modo incompleta la documentación presentada por el deudor.

V. MEMORIA DE LOS CAMBIOS SIGNIFICATIVOS

 Cambios operados en el patrimonio con posterioridad a las últimas cuentas anuales formuladas y depositadas y de las operaciones que por su naturaleza, objeto o cuantía excedan del giro o tráfico ordinario del deudor

 En relación a la necesaria mención de aquellas operaciones que excedan del giro o tráfico ordinario del deudor, habría que entender hecha la referencia a aquellas realizadas de modo habitual por el deudor que solicita el concurso, no teniéndose en cuenta el giro o tráfico en sentido abstracto, sino en sentido concreto, respecto de las operaciones que el deudor efectivamente venga realizando sin considerar aquellas que, aun cuando incluidas en el giro, solo se hubieran realizado esporádicamente.

 VI. ESTADOS FINANCIEROS INTERMEDIOS

Elaborados con posterioridad a las últimas cuentas anuales presentadas, en el caso de que el deudor estuviese obligado a comunicarlos o remitirlos a autoridades supervisoras

VII CUENTAS ANUALES CONSOLIDADAS TRES ÚLTIMOS EJERCICIOS (GRUPOS DE EMPRESAS)

En el caso de que el deudor forme parte de un grupo de empresas, como sociedad dominante o como sociedad dominada, acompañará también las cuentas anuales y el informe de gestión consolidados correspondientes a los tres últimos ejercicios sociales y el informe de auditoria emitido en relación con dichas cuentas, así como una aclaración por qué no consolida.

Memoria expresiva de las operaciones realizadas con otras sociedades del grupo durante ese mismo período

Así mismo, la sociedad solicitante perteneciente a un grupo deberá acompañar su solicitud de una memoria expresiva de las operaciones realizadas con otras sociedades del grupo durante los tres últimos ejercicios transcurridos íntegramente. Incluso habría que entender que deberían reflejarse aquellas operaciones realizadas desde la fecha de cierre del último ejercicio y la fecha de presentación de la solicitud, aun cuando hubieran tenido lugar con posterioridad al cierre del último ejercicio social, pues es en ese periodo en el que precisamente el deudor puede intentar realizar operaciones en perjuicio de sus acreedores.

 
Imprimir Documento
Enviar Documento
Tu opinión sobre este artículo:
Nombre:   Comentario:
E-Mail:  
Validación:  
Generar nuevo código
Los datos personales recabados formarán parte de un fichero automatizado que explicamos debidamente en la Privacidad de la web.

Noticias

1 Actualidad Jurídica
2 Jurisprudencia
3 Consejos Útiles
4 Blogs, webs y otros enlaces
5 Concurso Carabias Molina S.L
6 Concurso ENNE DIGITAL ENTERTAINMENT STUDIOS SL